2 de November del 2017

Una vivienda bien aislada cuenta con máximas ventajas de ahorro energético

 
Aislar adecuadamente tu vivienda puede ayudarte a ahorrar bastante dinero en calefacción, algunas fuentes afirman que se puede llegar hasta a un 35 % de disminución de consumo.
 
Pero no solamente deberías pensar en el invierno y en la calefacción, la idea es tener aislada tu casa de las variaciones de temperatura exteriores, tanto si hace frío fuera como si hace calor.
 
De este modo, conseguirás que tu casa sea eficiente energéticamente, que mantenga una temperatura constante durante todo el año, ahorrando dinero en las facturas de calefacción y aire acondicionado.
 
También piensa que el aislamiento tendrá que tener en cuenta las condiciones de transpiración adecuadas, para evitar la aparición de mohos y alérgenos, que pueden causar enfermedades de carácter respiratorio y alergias.
 
Principales técnicas de aislamiento
 
Se pueden realizar dos grandes grupos, los aislamientos externos y los internos.
 
Aislamientos externos
 
En cuanto a las técnicas de aislamiento exterior, que son las que se colocan en la parte externa de la vivienda, las más reseñables son las rehabilitaciones de fachadas y acondicionamientos de tejados.
 
La fachada es una parte del edificio que ocupa una gran superficie, por lo que debe estar correctamente preparada. Hay varias técnicas existentes:
 
Sistema de aislamiento térmico externo
 
Se añaden varias capas aislantes y finalmente se protegen con la aplicación de mortero. De este modo:
 
- Se eliminan los puentes térmicos
- Se aísla acústicamente de los ruidos
- No se reduce el espacio dentro de las casas
- Se protege la estructura
- Tendrás una fachada nueva con un aspecto moderno
 
Sistema de aislamiento externo con la fachada ventilada
 
Esta técnica aumenta considerablemente el precio y el grosor de la fachada, porque se instala una estructura metálica exterior sobre la que se añade una capa de aislamiento. Se deja una cámara por la que circulará el aire por convención.
 
Ten en cuenta que se consiguen resultados parecidos a los anteriores, pero con la desventaja del precio y el aumento del espesor.
 
Aislamiento interno
 
La idea es aplicar materiales aislantes, pero en esta ocasión en la parte interna de la casa. Consiste en añadir lanas minerales o poliuretano expandido y luego añadir un revestimiento interior como ladrillos, placas de yeso o materiales similares. Si te decantas por esta opción ten en cuenta que tiene una serie de desventajas si lo comparas con el aislamiento externo:
 
- Perderás superficie útil en tu vivienda
- Presta mucha atención a los acabados en las ventanas y las puertas
- No se solventa el problema de la aparición de puentes térmicos
 
Cuenta con Bautec Arousa para asesorarte y encontrar el mejor compromiso para solucionar tus problemas de aislamiento.
 
bautecarousa.com