29 de November del 2017

Renovación de tejados: anticípate a la lluvia

Los tejados no solo aportan belleza y elegancia a todos los hogares, sino que también sirven como agentes protectores de distintas condiciones climáticas adversas que pueden sobrevenir en cualquier sector del país.
 
El momento de decidir cuándo es necesario realizar reparaciones y renovaciones de los tejados muchas veces coincide con las primeras manifestaciones de humedad en las casas, generalmente durante los meses de lluvia. Sin embargo, si se quiere garantizar un adecuado mantenimiento de estas estructuras es necesario tener en cuenta una serie de factores que van a determinar la durabilidad de los tejados.
 
Entre ellos están el clima del lugar, el sistema que se utilizó para la distribución de los tejados, el mantenimiento realizado a lo largo de los años y los materiales con los que están hechos.
 

La renovación de los tejados abarca una amplia variedad de procedimientos

 
Una vez considerados los factores que pueden precipitar un aumento de la permeabilidad al agua por los tejados y, con ello, el aumento de la humedad en los hogares, será posible establecer un plan y acudir a los especialistas que se encarguen de corregir todos estos defectos.
 
Generalmente, este tipo de problemas se resuelven con la impermeabilización de los tejados. Suelen ser procedimientos muy fáciles, que en manos de verdaderos expertos no tarda demasiado tiempo en realizarse. Usualmente, se caracteriza por la colocación de placas asfálticas bajo tela que coinciden con cualquier tipo de tejado.
 
Esto aporta una correcta ventilación eliminando el exceso de humedad que penetra a través de estas estructuras. Sin embargo, muchas veces se hace necesario la utilización de otras medidas para poder garantizar una adecuada impermeabilidad al agua.
 

Reparaciones menores y mantenimiento adecuado: la mejor solución

 
Realizar por lo menos una revisión al año es lo más recomendable para garantizar la ausencia de fallas en estas estructuras. A la larga, es una solución más barata que hacer una reparación masiva cuando las condiciones sean inabarcables, y con ello se evitan muchos momentos de frustración.
 
La limpieza de caños y el reemplazo de tejados rotos o deteriorados son detalles que parecen sencillos pero que, en su conjunto, realmente aportan una gran durabilidad a las cubiertas y aumenta mucho más el tiempo de vida media de los tejados.
 
Soluciones sencillas, rápidas y baratas son las que garantizan una adecuada protección frente a las lluvias.